Follow by Email

sábado, 17 de abril de 2010

O Indivíduo

O grande homem é grande não porque suas particularidades individuais imprimiam uma fisionomia individual aos grandes acontecimentos históricos, mas porque é dotado de particularidades que o tornam o indivíduo mais capaz de servir às grandes necessidades sociais de sua época, surgidas sob a influência de causas gerais e particulares. (...) É precisamente, um iniciador, porque vê mais longe que os outros e deseja mais fortemente que outros. Resolve problemas científicos colocados pelo curso anterior do desenvolvimento intelectual da sociedade, indica as novas necessidades sociais criadas pelo desenvolvimento anterior das relações sociais e toma a iniciativa de satisfazer a estas necessidades. (...) Nisto reside a sua importância e toda a sua força. Mas esta importância é colossal e esta força é prodigiosa.

G. V. Plekhanov

terça-feira, 13 de abril de 2010

Nuestra posición ante la Ley de comunicación audiovisual


Un paso que fortalece al movimiento social y limita a los oligopolios
Escrito por Sergio González 
lunes, 05 de octubre de 2009

Durante el mes de octubre el proyecto de ley de Servicios de Comunicación Audiovisual se trata en el senado. En septiembre obtuvo media sanción en diputados con algunas mejoras impulsadas por la Coalición por una Radiodifusión Democrática y por diputados de Proyecto Sur y la centroizquierda. El gobierno intenta que sea aprobado sin cambios, mientras la oposición de derecha busca demorar su tratamiento para bloquear la aprobación de la ley con el recambio legislativo del 10 de diciembre. De mínima, intentan introducirle algunos cambios que favorezcan a los grandes multimedios y que deba volver a diputados retrasando su sanción.

Ofensiva de las empresas y la derecha

Los puntos más cuestionados por las empresas y sus representantes en el parlamento son:

1. La autoridad de aplicación (que tendría una mayoría que responde al ejecutivo, como, por otra parte, sucede en casi todos los países y en la legislación hoy vigente), Proponen que sea integrada por parlamentarios opositores o por ¨personalidades independientes¨; o sea, por ellos.

2. El plazo para adecuarse a la nueva legislación que está previsto en un año (con lo cual los oligopolios deberían desinvertir y/o desprenderse de varios medios en los próximos meses). Recordemos que sólo cuatro grupos concentran más del 80% del negocio y también de la producción de contenidos (el grupo Clarín posee un 35% del mercado).

3. Que los capitales extranjeros no pueden superar el 30% (aunque se puede pedir autorización para ampliar el porcentaje y hay tratados internacionales previos que la ley respeta), mientras hoy hay medios totalmente en manos transnacionales (canal 9, FM Rock & Pop, etc.) y otros, como Clarín, con un gran porcentaje de capitales norteamericanos.

4. El reparto de la publicidad oficial (del Estado nacional y provinciales) que las grandes empresas pretenden sea adjudicada en proporción al tamaño de cada medio, acentuando la concentración.

Los cuestionamientos revelan la voluntad de entorpecer cualquier cambio a la legislación actual (favorable a la concentración y los grandes negocios), y de derrotar políticamente al gobierno. De aprobarse este proyecto los multimedios continuarán presionando durante su reglamentación y obstaculizando la implementación. Y siempre les queda el recurso judicial donde una cola de ¨prestigiosos constitucionalistas¨ se ofrecen para el trabajito de defenderlos.

Aspectos positivos

Uno de los avances más positivos del proyecto es que reemplaza la concepción de la comunicación como una actividad económica más, como mercancía. Las empresas de medios buscan maximizar ganancias y, por lo tanto, difundir lo que atrae publicidad o lo que más vende, o lo que beneficia económica y/o políticamente a la empresa o a sus anunciantes. En cambio, se introduce el concepto de derecho a la información y a la cultura. Establece que la comunicación es un bien público administrado por el Estado y concedido mediante licencias revocables, limitadas a 10 años y por tiempo determinado (10 años prorrogables por otros 10) a organizaciones comerciales o sin fines de lucro (comunitarias, sindicales, cooperativas, universidades, pueblos originarios, de DD.HH., ONG´s, etc.)

Estas limitaciones a la actividad comercial y la introducción de un tercio del espacio audiovisual para los medios estatales y otro tercio para los nuevos actores sin fines de lucro mencionados, es otro de los avances importantes. Radios como Continental o Mitre, y sus FMs, tienen hoy repetidoras en casi todas las provincias, centralizando la información y reduciendo las posibilidades laborales de los trabajadores de la comunicación.

La presión de las movilizaciones organizadas por la Coalición por una Radiodifusión Democrática consiguió algunos cambios progresivos en el proyecto del gobierno. Recordemos que el día en que se dio media sanción estaba convocada una marcha con la consigna ¨Sí a la ley, No a las telefónicas¨.

Correctamente, Proyecto Sur (y algunos legisladores de centroizquierda) acompañaron el proyecto en general e introdujeron modificaciones importantes. El diputado Lozano consiguió que se atendieran 17 de los 25 cambios propuestos por Proyecto Sur, algunos de ellos en un 100%. Por ejemplo, la prohibición del ingreso de las grandes telefónicas a la propiedad de los medios (sí se le permite a las cooperativas telefónicas locales), la concepción de la comunicación como bien público, un mayor peso de las audiencias públicas, medidas de control y remoción de la autoridad de aplicación, su conformación de manera más plural y federal y que no forme parte del poder ejecutivo, o la limitación al respeto de los tratados internacionales sobre inversiones sólo al caso de reciprocidad en radiodifusión y el control de emisiones radioeléctricas.

¿Pueda haber verdadera libertad de información en el capitalismo?

Mientras un puñado de grandes capitalistas, con sus millones, disponga de diarios, radios y canales de TV de difusión masiva para mentir y moldear a la opinión pública a favor de sus intereses de clase; y organizaciones obreras y populares que representan a millones de trabajadores y excluidos carezcan de medios económicos para difundir un modesto programa de radio o una prensa regular, hablar de libertad de información es un chiste.

Por eso, desde la Corriente Socialista El Militante seguiremos luchando por un sistema de medios sostenido por el Estado y bajo control de los trabajadores y de las organizaciones de la comunidad involucrada. Así podría garantizarse que sectores postergados o sin posibilidades pudieran acceder a la recepción y producción de información y cultura.

Pero sabemos que esto sólo podrá conseguirse paralelamente al control obrero y popular de los demás recursos y palancas fundamentales de la economía. Mientras tanto, saludamos todo avance que se ponga limitaciones a los oligopolios y fortalezca el movimiento de los comunicadores populares y las organizaciones sociales. Un paso adelante por parte del movimiento es más importante que una ley "perfecta" sobre el papel.

A la vez, queremos señalar algunas limitaciones que persisten. Este proyecto mantiene la preeminencia de los medios privados, y los estatales quedan bajo control gubernamental, y no asegura la supervivencia de los medios comunitarios, obligados a la búsqueda de apoyo publicitario privado.

Sin embargo, apoyamos los avances parciales y denunciamos la trampa de la oposición de derecha que en realidad defiende los negocios de las grandes empresas y el statu quo.

Fuente: http://argentina.elmilitante.org/content/view/4446/60/

domingo, 11 de abril de 2010

Vivaldi- Verão

Vivaldi- Outono

Senhas


Adriana Calcanhotto

Eu não gosto de bom gosto
Eu não gosto de bom senso
Eu não gosto dos bons modos
Não gosto
Eu aguento até rigores
Eu não tenho pena dos traídos
Eu hospedo infratores e banidos
Eu respeito conveniências
Eu não ligo pra conchavos
Eu suporto aparências
Eu não gosto de maus tratos
Mas o que eu não gosto é do bom gosto
Eu não gosto de bom senso
Eu não gosto dos bons modos
Não gosto
Eu aguento até os modernos
E seus segundos cadernos
Eu aguento até os caretas
E suas verdades perfeitas
o que eu não gosto é de bom gosto
Eu não gosto de bom senso
Eu não gosto dos bons modos
Não gosto
Eu aguento até os estetas
Eu não julgo a competência
Eu não ligo para etiqueta
Eu aplaudo rebeldias
Eu respeito tiranias
E compreendo piedades
Eu não condeno mentiras
Eu não condeno vaidades
o que eu não gosto é do bom gosto
Eu não gosto de bom senso
Eu não gosto dos modos
Não gosto
Eu gosto dos que têm fome
Dos que morrem de vontade
Dos que secam de desejo
Dos que ardem...


terça-feira, 6 de abril de 2010

El penúltimo circo de la derecha española

Escrito por Manuel de la Fuente (España) lunes, 05 de abril de 2010 

Un juez de derecha de la Audiencia Nacional española injuria al Gobierno de Chávez acusándolo de cooperar con las FARC y ETA

Eloy Velasco, juez de la Audiencia Nacional española, ha acusado al Gobierno de Venezuela nada menos que de cooperar con ETA y, de paso para no desaprovechar la oportunidad, también con las FARC. El juez hace estas gravísimas acusaciones sin ningún tipo de prueba a lo largo de un auto de procesamiento de varios supuestos miembros de ETA.

Sin embargo, las 26 páginas del auto están plagadas de continuas referencias a Venezuela y a su Presidente, Hugo Chávez, acusando a su gobierno de cooperación con los dos grupos armados. ¿Pruebas? No existen, parece que el juez de este atípico tribunal (recordemos, heredero directo del antiguo Tribunal de Orden Público franquista), considera que una acusación contra un Estado y contra su jefe de Estado de tal magnitud puede hacerse a la ligera. Con su firma y palabra, bastan. Bastan, al menos, para que vergonzosamente la práctica totalidad de la "independiente" prensa española haya dado por cierto el auto del juez sin cuestionarlo lo más mínimo, sin réplica ni contraste alguno de la información, lo que anticipaba las portadas y ríos de tinta descalificadora que de la casi totalidad de los diarios escritos españoles.

Un circo con muchos payasos

La acusación no se sostiene, y su planteamiento es tan ridículo que convierte en argumento incluso la vinculación laboral con la Administración venezolana de la pareja de un supuesto miembro de ETA que residía en Venezuela, hecho provocado por un acuerdo bilateral de 1989, entre los entonces gobiernos del español Felipe González y el venezolano, Carlos Andrés Pérez. Pero a este acuerdo no se hace referencia en el auto, que destila cinismo y carece de fundamentos de ningún tipo, más que ideológicos. Y quien quiera intentar encontrar en las páginas redactadas por el juez alguna prueba concreta, pierde el tiempo: es absolutamente inútil buscarlas, más allá del odio visceral y la militancia reaccionaria de quien firma ese escrito. Pero entonces, ¿qué hay detrás de semejante circo? Generalmente, detrás de un circo siempre hay trapecistas, funambulistas y, sobre todo, payasos. Muchos payasos. De todos es sabido que el Gobierno de Venezuela no genera demasiadas simpatías entre la derecha y la extrema derecha españolas, representadas por el Partido Popular (PP). El partido dirigido por Aznar y, actualmente, por Mariano Rajoy siempre ha sido la punta de lanza de los ataques a Chávez en España. En 2002, durante los sucesos del golpe de estado, el gobierno español -con Aznar al frente- apoyó el golpe claramente y, en la actualidad, los dirigentes del PP, como la madrileña Esperanza Aguirre, no dejan pasar ninguna ocasión de calumniar la Revolución bolivariana. También elementos hostiles se agrupan en entornos de la derecha nacionalista vasca, con el diputado de origen venezolano Iñaki Anasagasti al frente. Y ahora, todos juntos, a propósito de las calumnias del juez, han vuelto al ruedo a continuar con el show.

El juez Eloy Velasco y la derecha española 

Pero, ¿quién es este juez? El juez Eloy Velasco está en la Audiencia Nacional española nombrado por un Consejo del Poder Judicial que tenía mayoría de la derecha. Además, ocupó el cargo de Director de Justicia con el gobierno del PP en Valencia, nada menos que de la mano del reaccionario ex-ministro español Eduardo Zaplana, miembro del gobierno de Aznar (que, hoy ha pasado a mejor vida: trabaja como directivo de Telefónica con un moderado salario de un millón de euros anuales). Quién quiera buscar pruebas, ahí las tiene todas: las pruebas de que la justicia -por si a estas alturas alguien pensaba lo contrario- no sólo no es independiente, sino que está vinculada a los intereses de la clase social que la controla. Este auto no es más que el enésimo ataque contra la Revolución bolivariana, y como tal ha de ser respondido. Sin embargo, hay que responder con contundencia y firmeza, pero con calma. La acusación es tan falsa como grave e, incluso, desde el punto de vista del derecho de todo punto cuestionable por su carencia de argumentos y, sobre todo, de fundamentos jurídicos: ayer mismo, el analista político antaño vinculado al grupo Prisa, Ernesto Ekáizer (nada sospechoso de ser partidario de la Revolución venezolana), criticó este aspecto. Por ello, hay que ser conscientes de que una zafiedad del tamaño de la de este juez con aires de grandeza demuestra también cierta desesperación y torpeza. 

Zapatero pide explicaciones en el bando equivocado: los que hoy acusan a Chávez, ayer mismo lo acusaban a él

 Sin embargo, creo que un aspecto a tratar en esta situación, y que reviste importancia, es la actitud de ciertos dirigentes del Partido Socialista (PSOE). Es obvio que muchos de ellos han cruzado (hacia el otro lado) la barrera que les mantenía en el terreno de la izquierda hace tiempo, pero siempre procuraban guardar las formas. Sin embargo, lo cierto es que, de un tiempo a esta parte, la mayoría han tenido actitudes confusas e injustas -por utilizar adjetivos cautos- y reaccionarias -por ser realistas- para con la izquierda venezolana y la Revolución bolivariana y ahora se han unido al circo de la derecha, por acción u omisión. El propio Zapatero ha aparecido ante los medios pidiéndole a Chávez las explicaciones que debiera pedirle al juez de su país. Esta actitud es un profundo error y coloca al Presidente español en el campo de juego de los mismos que ayer mismo lo acusaban a él de lo mismo: cooperar con ETA[1]. El presidente Zapatero debiera pedir explicaciones, sí, pero al juez Velasco y a todos los que con impunidad acusan a un gobierno democrático día sí y día también de no serlo, solamente porque sus orientaciones políticas, sus negocios económicos o sus intereses de cualquier tipo, no concuerdan con lo que el pueblo venezolano ha decidido en más de doce citas electorales en los últimos 10 años. Estos falsos demócratas que hoy hostigan al gobierno de Chávez, igual que ayer lo hicieron con el de Evo en Bolivia, o con su apoyo velado al golpe en Honduras hace tan solo unos meses deben ser retratados y denunciados como lo que son: reaccionarios que no dudarían en apoyar un nuevo golpe fascista en Venezuela con tal de frenar la Revolución. El gobierno español debe cuidar mucho a que lado de la barricada quiere situarse. 

Los apoyos de la Revolución bolivariana en España deben defenderla con más firmeza que nunca 

Sin embargo, pese a la histeria de la contrarrevolución, contamos con ejemplos que demuestran que, si bien sería imprudente negar con rotundidad que la campaña masiva y brutal de intoxicación mediática en España contra Chávez tenga ciertos efectos, es obvio que la sociedad española no ve en Chávez el monstruo que pretenden pintar. Es más, el hecho de que algunos elementos, extremadamente identificados en España por sus ideas reaccionarias (con Aznar a la cabeza, pero la lista sería bien larga) hablen mal de Chávez, también provoca en ocasiones en quien lo observa el efecto contrario: que Chávez cause simpatías en sectores amplios de la izquierda, organizaciones juveniles y sindicales que lo apoyan. Ejemplos, entre otros: la mayoritaria -según el propio gobierno español- organización estudiantil del Estado español (Sindicato de Estudiantes), el tercer partido en número de votos (Izquierda Unida), numerosas organizaciones y plataformas de izquierdas y amplios sectores de los sindicatos e, incluso, sectores de la base del propio partido en el gobierno (PSOE), organizaciones todas ellas donde decenas de miles de militantes honestos ven con simpatía el proceso revolucionario en Venezuela. La tarea es, ahora, contrarrestar este penúltimo ataque, pues habrá más. Y a medida que la Revolución venezolana siga avanzando, se acrecentarán. Sólo hay que ser conscientes de ello y estar preparados para responderlos -parafraseando al Presidente Chávez- en cualquier lugar, en cualquier espacio y en cualquier tono.

 [1] Ver, sin ir más lejos, artículo "ZP y los cubasunos", del 1 de marzo de 2010, firmado por el periodista de extrema derecha Federico Jiménez Losantos en el diario español El Mundo: http://www.elmundo.es/opinion/columnas/federico-jimenez-losantos/2010/03/22922023.html

Fonte:http://argentina.elmilitante.org/content/view/4685/33/

domingo, 4 de abril de 2010

Charge

Fonte: http://www2.uol.com.br/millor/aberto/charges/008/017.htm

sábado, 3 de abril de 2010